Referendo de Vivian Morales excluye a la mitad de familias colombianas de poder adoptar.

La promoción de la igualdad de derechos ante la ley de todos los ciudadanos colombianos, ha enfrentado a la senadora Claudia López con diversos sectores políticos, quienes se organizaron con el fin de oponerse a los mandatos de la Corte Constitucional en la materia. Esta dinámica se vio reflejada en la audiencia pública que se llevó a cabo en la Comisión Primera del Senado, que buscaba generar un debate entre los diversos puntos de vista frente al referendo promovido por la senadora Vivian Morales para restringir la adopción a parejas heterosexuales. Con la ilustración dada por varios profesionales y ciudadanos de diversos contextos, la senadora López expuso ante el país los motivos por los que los argumentos promovidos por el referendo de Morales son discriminatorios y excluyentes. Estas fueron sus palabras en la introducción a la audiencia: ‘’La senadora Vivian Morales dice que promueve un referendo para consagrar la adopción de menores solo por parejas heterosexuales. Esto desconoce, en gran medida, que la mitad de las familias colombianas no son como las que ella se imagina. Por ejemplo, en nuestro país el 34% de los hogares son encabezados solo por una mujer, y el 10% de niños no vive con sus padres. Con esto nos confirman que buscan negar la adopción a madres y padres solteros, separados y viudos de cualquier orientación sexual. Eso es francamente lamentable’’ A continuación inició su intervención el médico cirujano y epidemiólogo Jaime Ardila, quien declaró: ‘‘Lamentablemente en la exposición de motivos presentada por la senadora Vivian Morales se evidencia un sesgo al escoger las fuentes con las cuales sustenta sus argumentos. Por ejemplo, después de una revisión sistemática de varios expertos, se ha llegado a la conclusión de que las publicaciones que se citan tienen serios problemas metodológicos. Asi mismo, muchos de estos estudios no responden puntualmente la pregunta de si la homoparentalidad tiene efectos negativos sobre la crianza de niños y niñas.’’ En la misma línea, Alejandro Vaquero, del Colegio Colombiano de Psicólogos, aseguró que la literatura científica en el mundo no da cuenta de ninguna evidencia de que niños criados por familias homoparentales hayan presentado grandes diferencias con los niños criados por familias heterosexuales. Por el contrario, las investigaciones han demostrado que hay mayor cohesión en familias encabezadas por una pareja de lesbianas y que los niños cuyos padres son homosexuales tienden a tener mayores logros académicos.   Finalmente, la ciudadana Deborah Villegas presentó su testimonio como hija de una pareja homoparental. Afirmó: ‘‘La sexualidad de mis papás no generó ningún traumatismo. A pesar de que en los colegios en los que estudié, varias veces me hicieron asistir a psicólogos ya que creían que necesitaba tratamiento, todos los estudios determinaron que yo era una niña normal y que se destacaba en sus estudios. Hoy en día soy una mujer que ni fuma, ni bebe y que tiene un relación estable con un hombre’’ La audiencia se retomó el miércoles 31 de agosto. Entre las intervenciones estuvieron la de Catalina Acevedo, subdirectora del Programa de Reintegración de Excombatientes y Prevención de Reclutamiento de Niños, de la OIM, quien no tiene una familia convencional, pues su hijo fue concebido por inseminación artificial. Acevedo explicó que con este proyecto, no solo se discute el tema de la adopción, también se está cuestionando el valor moral de su familia y condenando a su hijo a ser estigmatizado. “Negarle el derecho a una persona a tener o adoptar no es una forma de proteger el interés superior del niño, es una forma de discriminación”, concluyó.   El abogado Rodolfo Arango también expuso sus argumentos: dijo que durante 25 años se ha asumido que quien interpreta la Constitución es la Corte Constitucional y esta ha sido clara en que el principio fundamental para otorgar la adopción es el amor, el cuidado, la protección que pueda ofrecer la familia. “La familia, para la Corte, puede ser de padre o madre, de una sola persona o una familia homosexual”. Entre las últimas intervenciones estuvo la del ciudadano Daniel Góngora, licenciado de educación, y quien dijo que por primera vez en la vida ve la necesidad de presentarse como homosexual. Él y su pareja adoptaron al os dos hijos de su hermano, desaparecido en el marco del conflicto armado. “El hogar que hemos formado con mi pareja siempre ha sido reconocido y respetado por amigos, familiares y colegas, porque criamos con amor, respeto y honestidad a Mauricio y a Andrés, porque son nuestros hijos del corazón que hoy son hombres. Mauricio formó un hogar con su esposa (…) y Andrés es becado en la Universidad del Rosario”.

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados