Mi carta de respuesta al Editorial de El Colombiano “Malquerencias de Claudia López”

Bogotá, Marzo 4 de 2008 Señores El Colombiano Medellín. Apreciados Señores: En relación con su editorial del 3 de marzo, titulado “Malquerencias de Claudia López”, me permito aclarar lo siguiente: 1. No es cierto que le haya pedido a El Colombiano, o a algún otro medio de comunicación, que publique textualmente investigaciones o afirmaciones de mi parte. 2. Desde el 31 de julio de 2007, en el marco de una reunión de periodistas en Cartagena, acordé con el editor del periódico El Colombiano, Luis Fernando Ospina, que haría un artículo para el Colombiano sobre riesgos electorales y parapolítica en Antioquia, con base en una investigación que adelantaba al respecto. (Adjunto serie de correos #1). 3. Luego de enviado el artículo y la investigación al Dr. Ospina, conforme a lo acordado, recibí varias comunicaciones telefónicas y electrónicas de él, informándome que requería más tiempo para analizar la información enviada y hacer la publicación. Nunca, en ese entonces, se descalificó la metodología, la seriedad o el profesionalismo de la autora o la investigación. Por el contrario se me dijo que “No hay dudas de la seriedad del informe y menos de tu profesionalismo y rigurosidad.” (Adjunto serie de correos #2). 4. Desde el 22 de septiembre de 2007 no volví a recibir ninguna comunicación ni razón de por qué colgaron el artículo o qué inquietudes tenían sobre la investigación. 5. El 27 y 28 de septiembre de 2007 en un evento público y en una rueda de prensa en la ciudad de Medellín, presenté los resultados de la investigación y respondí a todas las inquietudes de los medios y asistentes. El Periódico El Colombiano fue el único medio importante de la región que no se hizo presente. 6. Finalmente, la investigación fue publicada en el libro Parapolítica de la Corporación Arco Iris desde diciembre de 2007 y presentada nuevamente en un foro público en la ciudad de Bogotá el pasado 21 de febrero de 2008, con la presencia entre otros, del señor Fiscal General de la Nación. Tampoco entonces El Colombiano se hizo presente, ni mencionó la investigación. 7. Lamento que una investigación y un artículo, que fue calificado de serio y profesional en septiembre de 2007, se descalifique en su editorial de marzo de 2008 porque “tienen deficiencias metodológicas que llevan a conclusiones erradas, y porque están cargadas de subjetividad y malquerencia.” Expresiones por demás coincidentes con las expresiones usadas por el Gobernador Ramos para descalificar la investigación. ¿Por qué no se me advirtió eso desde el principio? ¿Cuáles son exactamente las deficiencias metodológicas? ¿Qué metodología usó El Colombiano para llegar a esas conclusiones? 8. En ningún momento he cuestionado ni la trayectoria ni la seriedad del periódico El Colombiano. Respeto su contribución, sus criterios periodísticos y editoriales, pero desconozco hasta el día de hoy los que el periódico aplicó en el caso de esta investigación y del artículo que había mostrado interés en publicar. 9. Este antecedente se suma a la censura ejercida sobre la periodista Luz María Montoya, exdirectora de noticias de TeleAntioquia, quien fue despedida de su cargo por haberse atrevido a preguntarle su opinión sobre esta investigación, al entonces candidato Alfredo Ramos. Estos hechos deben inquietar a la sociedad antioqueña y en particular a quienes ejercen y velan por la libertad de prensa en esa región. 10. Como ustedes bien lo han reportado en sus páginas, Antioquia es el Departamento que más vidas ha perdido y más sufrimiento ha padecido a mano de actores criminales como la guerrilla, el narcotráfico y el paramilitarismo. La verdad, justicia y garantía de no repetición con esas víctimas, con el pueblo antioqueño en particular y con la democracia de mi país en general son las únicas motivaciones que tengo para continuar en este trabajo. No me creo juez ni verdad revelada de ningún tema. La investigación social es una actividad que debe valorarse como lo que es: un ejercicio académico, desprovisto de pretensiones políticas y de connotaciones penales o disciplinarias, para lo cual existen la Fiscalía General de la Nación y la Procuraduría. 11. Desde que publico investigaciones sobre parapolítica he recibido amenazas, demandas e improperios de los políticos implicados, que sin tener más argumentos, me descalifican por malqueriente e ignorante de sus regiones o por supuestos intereses políticos. De ellos no espero nada más, pero de quienes ejercen la academia y el periodismo espero argumentos precisos, fundamentados y respetuosos. Reitero que todas las fuentes de información de mis investigaciones son oficiales, públicas y verificables. He recibido críticas y sugerencias a la metodología investigativa y periodística utilizada, las cuales he analizado e incorporado para mejorar día a día mí trabajo. Con gusto recibiré también las de El Colombiano. Cordialmente, Claudia López Investigadora y Analista Política. Vea el articulo que sobre la Expansión Paramilitar que El Colombiano censuró

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados