¿Cuánto cuesta reconciliar a Colombia?

El pasado 10 de noviembre, el presidente Santos afirmó desde Europa: "Nadie sabe hasta ahora cuánto puede costar el posconflicto” (...) "cualquier cuenta que se haga es una cuenta alegre" y concluyó: “las cuentas no se pueden hacer hasta que no terminemos la negociación”. Ya había pasado más de un mes desde el debate de control político que lideró la Comisión de Paz del Congreso y cuyas estimaciones situaron en más de $93 billones las inversiones mínimas durante una década en los municipios más afectados por el conflicto, para garantizar una paz duradera y sostenible (López, 2014). Esa es la única manera de reconciliar a Colombia y el desafío más importante que tenemos como generación. Aún después del debate, nuestra oficina, continúo con el ejercicio de costeo, identificando nuevos temas de importancia para el país, que deberían ser incluidos en un plan serio de posconflicto, a la fecha, hemos llegado a la cifra de $134,5 billones, que incluye la desmovilización a los 9 mil guerrilleros alzados en armas que podrían conformar hoy las FARC y el ELN, más sus redes de apoyo. Lo cuál es mucho más fácil que el resto de intervenciones pues Colombia tiene experiencia acumulada en esa materia. De hecho, en los últimos tiempos el país ha firmado e implementado 11 acuerdos de paz, y a los combatientes -no exento de dificultades- se les ha cumplido. Nuestra estimaciones en esta materia, indican que el proceso de reintegración requeriría una inversión de hasta $2,9 billlones en un periodo de 8 años. A quienes no se les ha cumplido es a los compatriotas que viven el conflicto más cruentamente y que luego de los acuerdos quedan igual o peor que cuando el territorio era copado por un grupo armado ilegal. La evidencia está a la vista en Santo Domingo (Cauca), Flor del Monte (Sucre) y Santa Fe de Ralito (Córdoba), por ejemplo. Allí, donde terminó el proceso de paz con el M-19, la Corriente de Renovación Socialista y las AUC, respectivamente, sus pobladores se quedaron sin Estado. Sin justicia, seguridad pública, escuelas, centros de salud ni carreteras. Inermes a la voluntad del grupo armado que sucedió a los desmovilizados y sin posibilidades económicas legales para subsistir si quiera. Y así siguen hoy. Eso no puede volver a suceder. Lo grave es que el Gobierno Santos, que se hizo elegir a nombre de la paz, no se tome el trabajo de hacer las cuentas de cuánto vale incorporar la mitad del territorio y los 15 millones de colombianos que padecen la ausencia del Estado en las regiones. El Ministerio de Hacienda estimó en $13 billones los recursos para víctimas y el presupuesto total del sector agropecuario para 2015, pero cuándo se miran en detalle esos rubros se trata de nuevas etiquetas para inversiones que ya existen. Esa mirada es cortoplacista y parece estar alineada con la lógica de firmar cualquier acuerdo con las Farc solo para quitarse de encima esa molestia y que luego todo marche business as usual. La principal condición para un posconflicto exitoso es no sólo desmovilizar sino reemplazar con instituciones públicas a los grupos armados ilegales que se desmovilizan y que hoy regulan el acceso a la justicia, la seguridad y a las oportunidades políticas y económicas de los colombianos en las regiones más afectadas por el conflicto. Construir la paz en el territorio No todo el país necesita la misma intensidad de inversiones para la paz. Identificamos 394 de los 1.102 municipios colombianos en los que hay priorizar las inversiones, ya sea por su debilidad institucional y/o por la presencia de grupos armados ilegales. De acuerdo a esta priorización para superar el ciclo de violencia asociado a las FARC y al ELN y abordar el desafío de las bandas criminales, el Gobierno necesita enfocar sus inversiones económicas en 394 municipios y 15 millones de colombianos -10 de ellos habitantes rurales- con tres prioridades que se explican en detalle a continuación: 1.Construcción de ciudadanía, 2. Instituciones estatales locales y 3.Equidad e inclusión    
Construcción de ciudadanía Establecimiento de instituciones estatales locales Búsqueda de equidad e inclusión.
  $11,8 billones     $16,9 billones   $102,9 billones
·     Fondo Nacional de Iniciativas Ciudadanas para la Paz ·     Audiencias Públicas para la Inversión Regional ·     Presupuesto Participativo Local   ·    Actualización y formación catastral, ·    Formalización de la propiedad ·    Fortalecimiento tributario municipal ·    Creación de tecnocracias locales ·    Acceso y Provisión de Justicia local ·    Garantizar presencia de Fiscalía y construir Centros de Convivencia ·    Implementación de programas de conciliación en equidad ·    Reducción del hacinamiento carcelario   ·  Cobertura Educativa Básica y Media ·  Formación Técnicos Agropecuarios ·  Modelo diferencial de Salud para las zonas rurales ·  Mantenimiento y construcción de nuevas vías terciarias ·  Vivienda Rural, Agua Potable y Saneamiento Básico ·  Electrificación Rural ·  Desarrollo Agrícola ·  Centros de Acopio, Distritos de Riego y Sistemas de Drenaje ·  Sustitución de cultivos y desarrollo alternativo  
  Sin embargo, la nuestra no es la única estimación disponible. El exministro Juan Camilo Restrepo, muy enterado de los entretelones del acuerdo sobre desarrollo rural, calculó casi en 100 billones los recursos necesarios solo para la implementación de 12 planes de carácter rural relacionados con ese punto de la negociación. El Bank of America fijó en $187 billones de pesos, la suma necesaria en la próxima década para cumplir con los compromisos derivados de las conversaciones de La Habana.   Más allá de las cifras   Muchos sectores tienen preocupaciones válidas sobre la financiación de estas inversiones. Aducen, por ejemplo, el impacto fiscal de la caída del precio internacional del petróleo, que representa el 55,2 por ciento de las exportaciones nacionales. Por cada dólar que pierde el barril de petróleo el fisco deja de recibir $420 mil millones para inversión social. (Fedesarrollo, 2014) También los empresarios que no eluden ni evaden impuestos señalan que ya cuentan con una carga tributaria cercana al 70%, especialmente en el sector industrial, y que en este 2015 hay otra reforma tributaria que podría ser discutida y aprobada por el Congreso. (Duque, 2014) La primera respuesta a esas dudas es que la paz es una buena noticia para la economía y los negocios a largo plazo. El estudio del Bank of America (pedirle este estudio a Rodri) estima que un acuerdo de paz podría impulsar el crecimiento en torno al 0,3% anual. Por otro lado, Fedesarrollo, pronostica en el mediano plazo con paz una tasa de crecimiento entre el 4,5 y 5%. E investigadores de la Universidad de los Andes dicen que la economía crecería un 4,4 por ciento adicional si se firma un acuerdo con las FARC y el ELN. Pero no podemos evadir el hecho de que lograr la reconciliación implica echarnos al hombro, al alma y, sobre todo, al bolsillo, la tarea de construir seguridad y justicia pública, instituciones estatales, bienes públicos, oportunidades de ingreso decente y legal para los colombianos que viven dispersos en la mitad del territorio y que hoy sufren la guerra. Mientras que la mayoría de colombianos urbanos persistan en la creencia de que el conflicto les es ajeno y que pueden seguir viviendo sus vidas y disfrutando de oportunidades económicas legales sin pagar un solo impuesto nuevo y sin asumir el costo de construir instituciones en la otra mitad de Colombia, la violencia persistirá. El gran desafío del Estado colombiano y de la generación de colombianos vivos hoy es unir esa Colombia urbana, (con más Estado, con más mercado, con más oportunidades) con esa Colombia rural y profunda sin Estado, instituciones ni oportunidades. Ese es el verdadero costo y desafío de la reconciliación. Referencias bibliográficas:   López, C. (2014). Debate de control político: recursos para el tema de la paz y el posconflicto. “Colombia debe invertir $93 billones en el postconflicto. Plenaria Senado de la República. 7 de octubre de 2014. Encontrado en: http://www.claudia-lopez.com/debate-sobre-inversiones-en-posconflicto/   Fedesarrollo. (2014). Tendencia Económica, informe mensual de Fedesarrollo. 145, julio de 2014. Encontrado en: http://www.repository.fedesarrollo.org.co/bitstream/11445/581/1/TE_No_145_Julio_2014.pdf   Duque, I. (2014). ¿Por qué no apoyamos la reforma tributaria? Encontrado en: http://www.ivanduque.com/images/pdf_economia_naranja/porqueno.pdf   Bank of America. (2014).

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados