Caldas

El equipo nacional cuenta con Jorge Iván Gómez en Caldas; él es candidato a la Cámara y con el vamos a conformar la bancada en el Congreso. Conózcalo y apóyelo:

Jorge Iván Gomez

Cámara #101- Caldas Así lo describen su familia y amigos: Los vientos del sur aun nos regalan en las noches el olor de los jazmines y la mansedumbre de los arroyos nos traen bajo la luna el silencioso murmullo de los paisajes. Nos recuerdan los cantos de arrullo de la infancia y la furia volcánica de la abuela montaña. En los históricos círculos de la palabra, los taitas pregonan el sabio eco del agua y los niños nos enseñan a presagiar la ruta de los pájaros, por los siglos de los siglos. Jorge Iván es viento del sur, canto de arrullo, furia volcánica. Un inventor de esperanzas en medio de todas las barbaries… lector de procesos sociales y de libros, un terco del vivir dignamente, incansable cazador de estrellas. Enamorado de la palabra y su hija inseparable… la conversación. Nadie tan amorosamente terco y apasionado como Jorge Iván, sobre todos en los ámbitos de la política y las construcciones sociales. Más insistente que elviento de los navegantes y los retornos de los viajeros. Lector incansable de los fenómenos sociales y de las escrituras de los más olvidados… los niños y adolescentes. Historiador, narrador, conversador, provocador. Como los pintores llevan siempre algo debajo del brazo, Jorge Iván tiene el cuerpo contaminado de proyectos. Siempre tiene un texto para compartir, una idea para proyectar, una cita para conversar. Vecino inseparable de la literatura, fiel constructor de la amistad, incansable caminante por calles y avenidas. Todo lo anterior le da a Jorge Iván un pasaporte de legitimidad a la nueva política, a las nuevas construcciones sociales, a los emergentes universos de los niños y los jóvenes. Jorge Iván tiene la estatura exacta de la convicción y una capacidad de volver a empezar siempre. Viajero incansable de la palabra y la pregunta, narrador que acompaña los avances de la noche. La política necesita de hombres como Jorge Iván, ser ético-estético en medio de los grandes tahúres de la dignidad humana. Necesitamos por una sola vez, demostrarnos a nosotros mismos que es posible un mundo solidario, es decir, un mundo construido por nosotros mismos, sin imposiciones, sin sobreactuaciones, sin truculencias. La política no puede seguir siendo la truculenta forma de manipulación a espaldas de los ciudadanos y ciudadanas.

Jorge Iván Gomez


Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados